Recordando a… Federico Kammerichs

24 de Noviembre del 2014
Comparte

Seguramente muchos de los que hayáis entrado en este artículo recordaréis, aun siendo jóvenes, a Federico Kammerichs, un jugador argentino que con tan solo un año en COB dejó una gran pegada en Ourense. Con él, protagonista del último intento de ascenso a ACB, comenzamos nuestra sección “Recordando a…”, donde periódicamente recordaremos las hazañas de nuestros ex jugadores en su etapa en Ourense y contaremos qué ha sido de ellos tras su marcha de la ciudad.

Cuando Guillermo Federico Kammerichs (21 de junio de 1980 en Goya, Argentina) aterrizó en agosto del año 2001 en Ourense cedido por Pamesa Valencia, ya lo hizo con la vitola de ser el mejor argentino en la selección sub-21 que había conquistado el bronce mundialista y con la decisión de haber rechazado una oferta del Real Madrid, equipo con el que probara durante ese verano y al que dejó de lado por fichar por Pamesa.

La juventud de Kammerichs, unido a que por aquél entonces ocupaba plaza de extracomunitario, obligó al equipo valenciano a ceder al jugador hasta que al menos, consiguiese la nacionalidad alemana, y ahí apareció el COB. Aprovechando las buenas relaciones entre los clubs. Ourense sería el primer destino en Europa para el por entonces, prometedor alero argentino.

Con Salva Maldonado al frente, Kammerichs afrontó su primera aventura europea acompañado de un equipo llamado a luchar por todo. Así, Juanjo Bernabé, Carlos Cherry, Sonny Vázquez, Sergio Pérez Anagnostou, Santi Aldama o Michael Wilson fueron algunos de sus compañeros.

La temporada comenzó con un derbi ante Rosalía y Kammerichs no dejó pasar la oportunidad del debut para mostrar el potencial que atesoraba, guiando al COB a la victoria con 23 puntos. Con 2.05 metros, Yacaré Kammerichs, como así lo apodaban, era un alero alto (lo que en momentos puntuales de su carrera lo llevó a jugar como ala-pívot), que destacaba por la fortaleza e intensidad que imprimía a cada una de sus acciones en la pista. Buen anotador interior y excelente reboteador, Kammerichs destacaba además por ser un buen defensor, teniendo sus principales debes en el tiro exterior y la toma de decisiones, algo de lo que tenía culpa el enorme desgaste que ofrecía en todas las jugadas.

Durante esa temporada, el COB terminó segundo, en una temporada donde ganó 25 partidos y perdió tan solo 5, hecho que coronó a Kammerichs como uno de los mejores jugadores de la LEB Oro con solo 21 años. Más de 13 puntos y 7 rebotes por partido fueron sus guarismos al fin de la temporada regular, cifras similares a las logradas en los Playoff de ascenso, donde si bien en primera ronda el COB eliminó a Melilla, terminó cayendo con Alicante por 3-0 en la final por el ascenso.

La buena temporada llevó al argentino a ser reclamado por Pamesa Valencia, donde jugaría las siguientes temporadas, si bien antes salió elegido en el draft de NBA. Del Club Ourense Baloncesto a ser seleccionado por Portland Trail Blazers. Fue escogido en el puesto 51, por delante de Rasual Butler (nº53) o Luis Scola (nº 56). Nunca llegaría a la NBA, si bien su carrera puede ser calificada como prolífica a pesar de las lesiones.

Salió de Ourense y se enroló en Pamesa, un equipo donde disputó los mejores años de su carrera (2002-2005). Durante estos años Kammerichs pareció en varios momentos que podía llegar a dar un paso más, si bien las lesiones y la falta de constancia en el alto nivel hicieron que nunca llegara a ser una estrella.

Akasvayu Girona, Bruesa GBC y Polaris World Murcia fueron sus siguientes paradas en la Liga ACB. Siempre un jugador bien valorado por los entrenadores por su trabajo incesable, uno de esos aleros altos para todo que cada vez están más en desuso.

Esa característica le valió para poco a poco hacerse fijo en los últimos puestos de las convocatorias de la selección argentina, siempre haciendo el trabajo sucio a los Ginobili, Scola o Prigioni. Con ellos, lograría el mayor éxito con el tercer puesto en los Juegos Olímpicos de 2008, a lo que uniría posteriormente un cuarto puesto en Londres 2012 y anteriormente un oro en el FIBA Américas de 2011.

Resulta extraño que los años donde más importante fue con la selección nacional coincidan con sus años de baloncesto fuera de Europa, pues tras pasar por Murcia, decidió volver al equipo de su provincia en Argentina, Regatas Corrientes, por quien fichó en verano de 2008, tras por sus lesiones no encontrar una oferta lo suficientemente buena para continuar en Europa. Allí jugó hasta el año 2013, con un breve parálisis en la temporada 2011/12 donde jugó en Flamengo, logrando el mayor éxito en el año 2013, donde conseguía vencer en Campeonato Sudamericano y Liga Argentina, rompiendo la hegemonía de Peñarol en su país.

Tras esto, Kammerichs se retiró a los 32 años, según sus propias palabras, por “problemas familiares que debía resolver”. Pero en jugadores como él, el gusanillo nunca marcha, y en este 2014 regresó a las pistas en la liga provincial argentina de la mano del equipo de su ciudad, Unión de Goya, con quien ganó la liga.

Trece años han pasado desde que Kammerichs jugó en Ourense, pero como ha reconocido en varias entrevistas, es un sitio “en el recuerdo”, que ha “visitado durante varios años” desde que marchó del COB. En especial, son destacables sus palabras al diario La Región en el año 2008, cuando se acercó unos días a Ourense antes de embarcarse en la aventura de los Juegos Olímpicos, ya que dejó una frase que conviene recordar textual: He estado en muchos sitios y en todos he dejado amigos pero no tantos como aquí. Aquí están mis amigos, mi gente de confianza. He estado en muchas ciudades y me gusta volver a todas pero siempre encuentro un hueco para volver a Ourense cada vez que junto unos días libres”.

Un jugador especial, recordado por su barba, garra, coraje, fuerza y sobre todo, carisma. Calidad en la pista y calidad en la persona. Un fuera de serie que con sus limitaciones supo hacerse un hueco entre algunos de los más grandes equipos del siglo XXI. 

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de Cookies.
Aceptar