Rio Ourense Termal: con el sueño de que la Cenicienta encuentre a su Príncipe con un ascenso a ACB

30 de Mayo del 2019
Comparte

Este fin de semana, Bilbao acogerá la nueva Final Four de la LEB Oro y el Rio Ourense Termal estará en ella. Tras el triunfo por tres partidos a cero en la eliminatoria ante Liberbank Oviedo, el conjunto de Gonzalo García de Vitoria es el único equipo de los que empezó la eliminatoria de cuartos de final con el factor pista en contra que estará en Bilbao, una vez que Iberojet Palma, RETAbet Bilbao Basket y Melilla Baloncesto cumplieron los pronósticos aun sufriendo y vencieron en sus eliminatorias todos ellos por tres partidos a dos.

Ourense será la cenicienta pero irá a Bilbao con el objetivo claro y único de encontrar a su príncipe en forma de ascenso a ACB. El equipo ourensano ya fue invitado de manera inesperada a los Playoff, y ahora, en este nuevo baile, el único objetivo es continuar soñando hasta el final. Que el sueño termine el domingo a eso de las ocho de la tarde de la forma más feliz. Todos los demás son más favoritos, pero Ourense tiene la motivación, las ganas y el hambre para ir a por todo.

Cerca de 400 ourensanos en las gradas

Para la victoria, será también muy importante el aliento de la afición, que una vez más ha respondido de manera excepcional y como en todas las grandes ocasiones ni el precio del hospedaje, ni las entradas, ni el viaje ni las dificultades para conseguir alojamiento han sido un impedimento, y cerca de 400 fieles cobistas acompañarán al equipo en Bilbao.

En lo deportivo, el equipo ha tenido más de dos semanas completas para preparar el evento una vez que la victoria ante Oviedo finiquitó la eliminatoria por 3-0 el pasado jueves 16 de mayo. Ha habido tiempo para el descanso, la recuperación, el trabajo de equipo y la preparación del rival. Un largo tiempo que se traducirá en una o dos finales de cuarenta minutos cada una. Toca soñar y esperar que sean dos, esperando que una vez más el equipo sorprenda y muestre como es capaz de todo.

Las semifinales tendrán lugar este sábado 1 de junio a las 17.00 (Rio Ourense Termal-Iberojet Palma) y 19.30 horas (Melilla Baloncesto-RETAbet Bilbao Basket), pudiendo ser vistas por la App de LaLigaSports, el PC en la web de As y Sport o en directo por la Televisión de Galicia 2, mientras la final será el domingo a las 18.00 horas, pudiendo ser vista por los mismos medios (a falta de confirmar la final en Televisión de Galicia si el Rio Ourense Termal no participa).

‘Pepo’ Vidal, al fin recuperado

Para el evento, el parte médico estará salvo imprevisto de última hora vacío por primera vez en cierto tiempo. Tras lesionarse en la última jornada liguera y no poder disputar el Playoff ante Oviedo, la principal noticia es la recuperación de ‘Pepo’ Vidal, quien ya ha podido entrenar al mismo ritmo que sus compañeros una vez que está plenamente recuperado de sus lesiones. El resto del equipo continúa sano, por lo que Gonzalo García de Vitoria contará con sus doce jugadores a disposición para la Final Four.

La defensa y la concentración, claves para un torneo de este tipo

Para la Final a Cuatro, será muy importante la concentración, pues contrariamente al Playoff clásico a cinco partidos, aquí no hay margen para el error y menos para el lamentamiento, por lo que cada fallo, pérdida o racha acertada del rival no deberá influir en la concentración de nuestro equipo de forma que el Rio Ourense Termal consiga agarrarse siempre a partido. La defensa, como ya se vio ante Oviedo, será otra clave principal, y mover el balón, generar buenas situaciones de ventaja para los interiores y lograr al menos porcentajes medios de acierto desde el exterior serán fundamentales para poder ganar cada uno de los partidos. El descanso y preparación mental entre partidos en caso de victoria también será importante, por lo que en caso de victoria la recuperación y seguir concentrados volverá a ser clave.

Individualmente, todos deberán sumar. Así, serán claves la visión de juego y capacidad de pase de Vidal, pero también la intensidad, dinamismo y crecimiento de Masters. La defensa, fiabilidad y seguridad de Ott, y el lanzamiento y temple del joven Pluta. La dedicación y liderazgo de Zamora, el carácter, garra y lucha de Sergio Rodríguez y los intangibles, trabajo y ejemplo de Stefanuto. La lucha, coraje y fortaleza de Van Wijk, y el tiro y talento de Muratovic. La intimidación, rebote y solidez de Rozitis, pero también el salto, la espectacularidad y el motor de Watson, y la juventud, alegría y curro de Sow. Todo ello aderezado por el trabajo táctico y plan de partido del genial cuerpo técnico del Rio Ourense Termal. Con ellos, todo es posible.

Tres rivales temibles

Si nos centramos en los rivales, hablamos junto a Betis de los otros tres equipos que ya en septiembre eran para los expertos los candidatos a todo en la LEB Oro. Ourense es la sorpresa pero Bilbao, Melilla y Palma son equipos hechos con el objetivo del ascenso.

En Palma, Félix Alonso ha sabido reconducir un inicio irregular en un final fantástico. Solo han perdido tres partidos en la segunda vuelta y, pese a sufrir en Playoff ante un rival de nivel como Granada, han creado un quinteto temible. Nuestro ex Fran Guerra es su referente para anotar, rebotear y generar en poste bajo, mientras Gilbert pone la anotación en el exterior y Bivià el saber estar, experiencia y tiro de tres. Junto a ellos, destacan el fichado en febrero Barac, un veterano curtido en primeras ligas que lanza, pasa y hace daño desde cualquier posición, y también Álex Hernández, un base de primer nivel y con incontable experiencia ACB de sus años en Manresa. El músculo de Barber, el tamaño y rol en el alero alto de Joan Tomàs y la versatilidad y pelea de jugadores como Uclés, Motos y Quintela cierran su equipo, un conjunto ordenado, con muchísimo talento y con el tiro exterior y el poderío de Fran Guerra en el interior como principales notas reseñables.

No es peor que ellos Bilbao, un equipo al que Ourense se enfrentó recientemente y que tiene también en el triple su principal arma para hacer daño en el juego. Ahí, Edu Martínez, Matulionis, Rafa Huertas o los dos bases, Schreiner y Salgado, son claves. Ambos son además los mejores generadores y la mejor pareja de directores de la liga, lo que permite que ambos conecten de manera habitual con Lammers, numéricamente el mejor pívot de la liga por su capacidad para finalizar, rebotear e intimidar. Tiene su contrapunto en otro excelente jugador interior como Kevin Larsen, que domina en poste bajo mientras los ya curtidos en estas lides Iván Cruz y Leo Demetrio ponen el talento desde la posición de cuatro. Un equipo poderoso, que ha terminado segundo y organiza la Final Four como local. Temibles es poco.

Por último, no hay que descartar a Melilla Baloncesto. Se habla menos de ellos porque Franch y Urtasun han estado renqueantes, pero si han recuperado a ambos (dos jugadores con experiencia en ACB y top en la competición), pueden ganar a cualquiera. Caleb Agada ha demostrado ser referente y desde el puesto de exterior total ha liderado al equipo (más de 30 puntos y 40 de valoración en un partido de cuartos de final), y con la adición de Gjuroski, que entró tras su temporadón en Huesca por la lesión de Zyle, tienen a un interior para abrir el campo mientras los gigantescos Balaban, Vucetic y Dos Anjos hacen daño por dentro. El tiro exterior de Gilling y la fortaleza y juventud de Rubio y Marín son otras de las armas del equipo, que tiene en su intensidad, ritmo de partido y poderío interior y en el uno contra uno sus principales fortalezas.

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de Cookies.
Aceptar